Refranes

A mal tiempo, buena cara.

A palabras necias, oídos sordos.

A perro flaco todo son pulgas.

A perro viejo no hay tus tus.

A quien madruga, Dios le ayuda.

A rey muerto, rey puesto.

Al buen callar llaman Sancho.

Cada uno habla de la feria según como le va en ella.

Dijo la sartén al cazo: quítate allá, que me tiznas.

Si da el cántaro en la piedra, o la piedra en el cántaro, mal para el cántaro.

Bueno es que haya ratones, para que no se sepa quien se come el queso.

En caso de duda, no determines, cosa alguna.

Ningún hombre honesto se hace rico en un momento.

A falta de pan buenas son tortas.

Al buen pagador no le duelen prendas.

Al que al cielo escupe, en la cara le cae.

Aramos, dijo la mosca al buey.

El que tuvo, retuvo, y guardó para la vejez.

En boca cerrada no entran moscas.

En casa del herrero, cuchillo de palo.

Hombre prevenido vale por dos.

Los niños y los locos dicen las verdades.

No hay peor sordo que el que no quiere oír.

Quien bien quiere a Beltrán, bien quiere a su can.

Publicidad