Frases sobre las leyes

Cuando hayas de sentenciar procura olvidar a los litigantes y acordarte sólo de la causa.

Hay tantas leyes que nadie está seguro de no ser colgado.

Lo que consideramos justicia es, con mucha frecuencia, una injusticia cometida en nuestro favor.

En todas partes los más fuertes han hecho las leyes y han oprimido a los débiles.

Allá van leyes do quieren reyes.

Las leyes demasiado benignas rara vez son obedecidas; las demasiado severas, rara vez ejecutadas.

Las leyes mantienen su crédito no porque sean justas, sino porque son leyes.

La más estricta justicia no creo que sea siempre la mejor política.

La Ley, en su magnífica ecuanimidad, prohibe, tanto al rico como al pobre, dormir bajo los puentes, mendigar por las calles y robar pan.

La justicia te proporcionará paz, y también trabajos.

La absolución del culpable es la condena del juez.

Justicia sin misericordia es crueldad.

Desterrada la justicia que es vínculo de las sociedades humanas, muere también la libertad que está unida a ella y vive por ella.

La justicia es el pan del pueblo; siempre está hambriento de ella.

Los legisladores necesitan ciertamente una escuela de moral.

Inicua es la ley que a todos igual no es.

El buen juez no ha de torcer las leyes a su condición, sino torcer su condición conforme a las leyes.

Imponer condiciones excesivamente duras es dispensar de su cumplimiento.

Si alguna vez descubre usted alguna ley, sea usted prudente y no trate de aplicarla. Ha descubierto la ley…, es bastante. Porque si esta ley es física y trata de aplicarla en una máquina, tropezará con la materia bruta; y si es una ley social, tropezará con la brutalidad de los hombres.

Las leyes se hicieron para los hombres y no los hombres para las leyes.

Las leyes no son crueles ni suaves; son inmutables, y, como tales, previsibles, cuadros fijos en cuyo interior incumbe al hombre diseñar lo mejor que sepa su destino.

Desgraciada la generación cuyos jueces merecen ser juzgados.

La salud del pueblo está en la supremacía de la ley.

¿No tenemos en nosotros una perpetua inclinación, pese a la excelencia de nuestro juicio, a violar lo que es la Ley, simplemente porque comprendemos que es la Ley?

Temáticas relacionadas

Publicidad