Frases sobre La Literatura

Leer demasiados libros es peligroso.

El año que es abundante de poesía, suele serlo de hambre.

Cuanto más crece nuestro conocimiento de los buenos libros, tanto más disminuye el círculo de los hombres cuya compañía nos resulta ingrata.

La Biblioteca es una esfera cuyo centro cabal es cualquier hexágono, cuya circunferencia es inaccesible.

La poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos.

La lectura no da al hombre sabiduría; le da conocimientos.

Tomé un curso de lectura rápida y fui capaz de leerme 'La guerra y la paz' en veinte minutos. Creo que decía algo de Rusia

Detesto la vulgaridad del realismo en la literatura. Al que es capaz de llamarle pala a una pala, deberían obligarle a usar una. Es lo único para lo que sirve.

Oír o leer sin reflexionar es una ocupación inútil.

Los libros tienen los mismos enemigos que el hombre: el fuego, la humedad, los animales, el tiempo y su propio contenido.

Un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía.

Un libro hermoso es una victoria ganada en todos los campos de batalla del pensamiento humano.

No se es escritor por haber elegido decir ciertas cosas, sino por la forma en que se digan.

Los libros son amigos que nunca decepcionan.

La gente que escribe libros, rara vez son intelectuales. Los intelectuales son gente que hablan sobre los libros que han escrito otros.

La escritura es la pintura de la voz.

Dicen que soy un gran escritor. Agradezco esa curiosa opinión, pero no la comparto. El día de mañana, algunos lúcidos la refutarán fácilmente y me tildarán de impostor o chapucero o de ambas cosas a la vez.

El hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma.

La eternidad es una de las raras virtudes de la literatura.

La enorme multiplicación de libros, de todas las ramas del conocimiento, es uno de los mayores males de nuestra época.

El recuerdo que deja un libro es más importante que el libro mismo.

La lectura es la gran proveedora de argumentos, la clave para que los demás te escuchen.

Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran.

El recuerdo que deja un libro a veces es más importante que el libro en sí.

Temáticas relacionadas

Publicidad