Frases sin clasificar

Con la primera copa el hombre bebe vino; con la segunda el vino bebe vino, y con la tercera, el vino bebe al hombre.

Cada paso que da el zorro le acerca más a la peletería.

Una vez al año no hace daño.

¿Servicio de habitaciones? Mándenme una habitación más grande.

La cabra siempre tira al monte.

Los grandes incendios nacen de las chispas pequeñas.

Los hombres buenos y bellos se conquistan con gentilezas.

A rey muerto, rey puesto.

Mi sangre y mis orígenes son albaneses, pero soy de ciudadanía india. Soy monja católica. Por profesión, pertenezco al mundo entero. Por corazón, pertenezco por completo al Corazón de Jesús.

Dijo la sartén al cazo: quítate allá, que me tiznas.

Por el amor de una rosa el jardinero es servidor de mil espinas.

Cada oveja con su pareja.

Cada cosa que existe es una virgen que ha de ser amada para hacerse fecunda.

El enano ve gigantes por todas partes.

Si no tenemos miedo de los hombres y buscamos sólo la verdad de Dios, estoy seguro de que todos podremos ser sus mensajeros. En lo que a mi respecta, creo sinceramente que respondo a estas dos condiciones.

No se puede repicar y andar en la procesión.

De devociones absurdas y santos amargados, líbranos, Señor.

Uno levanta la caza y otro la mata.

La policía a veces inventa más de lo que descubre.

Manos blancas no ofenden.

Seguir un sólo camino es retroceder.

Mezcladas andan las cosas: junto a las ortigas nacen las rosas.

Lo más escandaloso que tiene el escándalo es que uno se acostumbra.

En el Cielo dicen Aleluya, porque en la Tierra han dicho Amén.

Publicidad