Frases sin clasificar

Si no puedes avanzar una pulgada, retrocede un pie.

A veces uno se horroriza de descubrirse a sí mismo en otro.

Por el amor de una rosa el jardinero es servidor de mil espinas.

¿Servicio de habitaciones? Mándenme una habitación más grande.

La cabra siempre tira al monte.

Mi sangre y mis orígenes son albaneses, pero soy de ciudadanía india. Soy monja católica. Por profesión, pertenezco al mundo entero. Por corazón, pertenezco por completo al Corazón de Jesús.

Los hombres buenos y bellos se conquistan con gentilezas.

Los grandes incendios nacen de las chispas pequeñas.

Dijo la sartén al cazo: quítate allá, que me tiznas.

A rey muerto, rey puesto.

Una vez al año no hace daño.

En casa del herrero, cuchillo de palo.

Las valiosas presas convierten en ladrones a los hombres honrados.

Quien bien quiere a Beltrán, bien quiere a su can.

Al que al cielo escupe, en la cara le cae.

Apresúrate lentamente.

La fantasía nunca arrastra a la locura; lo que arrastra a la locura es precisamente la razón. Los poetas no se vuelven locos, pero sí los jugadores de ajedrez.

Los hombres sabios nos han enseñado que no sólo hay que elegir entre los males el menor, sino también sacar de ellos todo el bien que puedan contener.

Al amor, al baño y a la tumba, se debe ir desnudo.

Las cosas de palacio van despacio.

Entre sastres no se pagan hechuras.

Una maldición nunca ha matado una mosca.

La totalidad esta presente incluso en las piezas rotas.

Desnudo nací, desnudo me hallo: ni pierdo ni gano.

Publicidad