Mahatma Gandhi

(1869-1948) Político y pensador indio.

Frases célebres

La plegaria es la primera y la última lección para aprender el noble y bravío arte de sacrificar el ser en los variados senderos de la vida.

Imagino que sé lo que significa vivir y morir como no violento. Pero me falta demostrarlo mediante un acto perfecto.

El que retiene algo que no necesita es igual a un ladrón.

El conocimiento profundo de las religiones permite derribar las barreras que las separan.

El nacimiento y la muerte no son dos estados distintos, sino dos aspectos del mismo estado.

Los grilletes de oro son mucho peor que los de hierro.

Mi arma mayor es la plegaria muda.

Imperfecto como soy, comencé con hombres y mujeres imperfectos, por un océano sin rutas.

Estoy comprometido con la verdad, no con la consistencia.

Si hay violencia en nuestros corazones, es mejor ser violentos que ponernos el manto de la no violencia para encubrir la impotencia.

Me opongo a la violencia, porque cuando parece causar el bien éste sólo es temporal, el mal que causa es permanente.

¿Qué es la verdad? Pregunta difícil, pero la he resuelto en lo que a mi concierne diciendo que es lo que te dice tu voz interior.

Recordad que a lo largo de la historia, siempre ha habido tiranos y asesinos, y por un tiempo, han parecido invencibles. Pero siempre han acabado cayendo. Siempre.

Un cobarde es incapaz de mostrar amor; hacerlo está reservado para los valientes.

Un minuto que pasa es irrecuperable. Conociendo esto, ¿cómo podemos malgastar tantas horas?

Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir siempre.

La humanidad es una familia unida e indivisible, y yo no puedo desligarme del alma más cruel.

La victoria lograda por violencia es equivalente a una derrota, porque es momentánea.

Llamar a la mujer el sexo débil es una calumnia, es la injusticia del hombre hacia la mujer. Si por fuerza se entiende la fuerza bruta, entonces, en verdad, la mujer es menos brutal que el hombre. Si por fuerza se entiende el poder moral, entonces la mujer es inmensamente superior.

Una ley injusta es en sí misma una especie de violencia. Pero el arresto por su incumplimiento lo es aún más.

Sólo la verdad perdurará, todo lo demás será aniquilado antes de que cambie la marea del tiempo.

El débil no puede perdonar. El perdón es un atributo de los fuertes.

Publicidad