Frases sobre Los Celos

El que es celoso, no es nunca celoso por lo que ve; con lo que se imagina basta.

El que no tiene celos no está enamorado.

Cuando el hombre es celoso, molesta; cuando no lo es, irrita.

Si los celos son señales de amor, es como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta.

El celoso ama más, pero el que no lo es ama mejor.

El hombre es celoso si ama; la mujer también, aunque no ame.

De cualquier forma los celos son en realidad una consecuencia del amor: os guste o no, existen.

El amor es fuerte como la muerte; los celos son crueles como la tumba.

Las mujeres feas son celosas de sus maridos. Las bonitas no tiene tiempo, ¡están siempre tan ocupadas en estar celosas de los maridos de los demás...!

Ser celoso es el colmo del egoísmo, es el amor propio en defecto, es la irritación de una falsa vanidad.

Los celos son, de todas las enfermedades del espíritu, aquella a la cual más cosas sirven de alimento y ninguna de remedio.

Donde hay celos hay amor, donde hay viejos hay dolor.

Los celos se nutren de dudas y la verdad los deshace o los colma.

Los celos son una mezcla explosiva de amor, odio, avaricia y orgullo.

Pedir celos es despertar a alguien que está durmiendo.

Amor sin celos no lo dan los cielos.

El enamorado celoso soporta mejor la enfermedad de su amante que su libertad.

En los celos hay más amor propio que amor.

Los celosos son los primeros que perdonan, todas las mujeres lo saben.

Los celos son una falta de estima por la persona amada.

Ligerezas como el aire son para el celoso fuertes confirmaciones, como un testimonio de las Sagradas Escrituras.

Los celos pueden constituir un modo nuevo de probar el amor, más pueden también ofender la dignidad de una mujer perfectamente delicada.

La mujer celosa cree todo lo que la pasión le sugiere.

Los celos son la icteria del alma.

Publicidad