Frases sobre los celos

El enamorado celoso soporta mejor la enfermedad de su amante que su libertad.

Sólo la incertidumbre mata los celos.

Los celos son siempre el instrumento certero que destruye la libertad interior y elimina en la compañía toda la felicidad posible.

Celos son hijos del amor, mas son bastardos, te confieso.

Lo que hace tan agudo el dolor de los celos, es que la vanidad no puede ayudar a soportarlo.

La mujer celosa en sí no reposa, y al marido siempre le trae afligido.

Los celos cuando son furiosos, producen más crímenes que el interés y la ambición.

Se sufre de dos clases de celos: los del amor y los del amor propio.

Porque dicen, amor, que no caminas
si los celos no te calzan las espuelas.

Los celos nacen del amor, pero no mueren con éste.

Con la perfidia de las mujeres se consigue curar los celos.

Los celos no son corrientemente más que una inquieta tiranía aplicada a los asuntos del amor.

Son celos cierto temor
tan delgado y tan sutil,
que si no fuera tan vil,
pudiera llamarse amor.

Y mi ardiente pasión murió de frío; que así muere el amor cuando no hay celos.

Los celos se engendran entre los que bien se quieren, del aire que pasa, del sol que toca y aun de la tierra que se pisa.

La rabia de los celos es tan fuerte que fuerza a hacer cualquier desatino.

Marido celoso, no tiene reposo.

Los celos son los hermanos del amor, como el diablo es hermano de los ángeles.

Los celos son una ceguera que arruina los corazones; quejarse y querellarse no representa signos de afecto sino de locura y malestar.

Los celos matan el amor pero no el deseo. Este es el verdadero castigo de la pasión traicionada.

El amor celoso enciende su antorcha en el fuego de las furias.

Los amores más duraderos son aquellos en que uno de los dos amantes es extraordinariamente celoso.

Publicidad