Frases sobre La Envidia

La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestra cuánto se aburren.

La envidia va tan flaca y amarilla porque muerde y no come.

Castiga a los que tienen envidia haciéndoles bien.

¿Qué es un envidioso? Un ingrato que detesta la luz que le alumbra y le calienta.

La envidia es causada por ver a otro gozar de lo que deseamos; los celos, por ver a otro poseer lo que quisiéramos poseer nosotros.

La envidia es una declaración de inferioridad.

Nuestra envidia dura siempre más que la dicha de aquellos que envidiamos.

Si hubiera un solo hombre inmortal sería asesinado por los envidiosos.

La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual.

El silencio del envidioso está lleno de ruidos.

Después de aquellos que ocupan los primeros puestos, no conozco a nadie tan desgraciado como quien los envidia.

Una demostración de envidia es un insulto a uno mismo.

La envidia es el adversario de los más afortunados.

La envidia es el gusano roedor del mérito y de la gloria.

El envidioso puede morir, pero la envidia nunca.

La envidia y el odio van siempre unidos, se fortalecen recíprocamente por el hecho de perseguir el mismo objeto.

El tema de la envidia es muy español. Los españoles siempre están pensando en la envidia. Para decir que algo es bueno dicen: "Es envidiable".

Tan grande como la turba de los admiradores es la turba de los envidiosos.

Quien no es envidiado, no es digno de serlo.

¡Oh envidia, raíz de infinitos males y carcoma de las virtudes!.

La muerte abre la puerta de la fama y cierra tras de sí la de la envidia.

No envidies la riqueza del prójimo.

Nadie es realmente digno de envidia.

La envidia, el más mezquino de los vicios, se arrastra por el suelo como una serpiente.

Publicidad