Frases sobre la felicidad

He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz.

Ningún hombre es feliz a menos que crea serlo.

Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias.

Todo lo que la tierra da y todo aquello que se llama felicidad sólo es un juguete de la suerte; lo que nosotros somos, eso sólo nos pertenece.

El hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio.

Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad.

Ser estúpido, egoísta y estar bien de salud, he aquí las tres condiciones que se requieren para ser feliz. Pero si os falta la primera, estáis perdidos.

El hombre feliz es el que vive objetivamente, el que es libre en sus afectos y tiene amplios intereses, el que se asegura la felicidad por medio de estos intereses y afectos que, a su vez, le convierten a él en objeto de interés y el afecto de otros muchos.

El hombre, por lo común, sólo sabe reconocer su felicidad en la medida de la desgracia que ha experimentado.

Es muy difícil hacer bella la felicidad. Una felicidad que sólo es ausencia de desdicha es cosa fea.

¿Qué hace falta para ser feliz? Un poco de cielo azul encima de nuestras cabezas, un vientecillo tibio, la paz del espíritu.

La felicidad es un artículo maravilloso: cuanto más se da, más le queda a uno.

La felicidad para mi consiste en gozar de buena salud, en dormir sin miedo y despertarme sin angustia.

Creedlo, para hacernos amar no debemos preguntar nunca a quien nos ama: ¿Eres feliz?, sino decirle siempre: ¡Qué feliz soy!

Estando siempre dispuestos a ser felices, es inevitable no serlo alguna vez.

He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola.

Con frecuencia, algunos buscan la felicidad como se buscan los lentes cuando se tienen sobre la nariz.

La felicidad siempre viaja de incógnito. Sólo después que ha pasado, sabemos de ella.

Queremos ser más felices que los demás, y eso es dificilísimo, porque siempre les imaginamos mucho más felices de lo que son en realidad.

La verdadera felicidad consiste en hacer el bien.

Sólo hay felicidad donde hay virtud y esfuerzo serio, pues la vida no es un juego.

Felicidad es el sueño del amor y tristeza su despertar.

La única manera de ser feliz es que te guste sufrir.

La felicidad no consiste en adquirir y gozar, sino en no desear nada, pues consiste en ser libre.

Temáticas relacionadas

Publicidad