Frases sobre la felicidad

No son las riquezas ni el esplendor, sino la tranquilidad y el trabajo, los que proporcionan la felicidad.

No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad.

Sólo un idiota puede ser totalmente feliz.

He cometido el peor de los pecados, quise ser feliz.

Si quieres ser feliz, como me dices, no analices, muchacho, no analices.

No hay más que una manera de ser feliz: vivir para los demás.

La felicidad consiste, principalmente, en conformarse con la suerte; es querer ser lo que uno es.

Dad al hombre salud y metas a alcanzar y no se detendrá a pensar sobre si es o no feliz.

La clase de felicidad que necesito es menos hacer lo que quiero que no hacer lo que no quiero.

El hombre feliz es aquel que siendo rey o campesino, encuentra paz en su hogar.

La felicidad no es un ideal de la razón, sino de la imaginación.

El bien de la humanidad debe consistir en que cada uno goce al máximo de la felicidad que pueda, sin disminuir la felicidad de los demás.

Toda la felicidad que la humanidad puede alcanzar, está, no en el placer, sino en el descanso del dolor.

¿Hasta cuándo vamos a seguir creyendo que la felicidad no es más que uno de los juegos de la ilusión?

La felicidad del cuerpo se funda en la salud; la del entendimiento, en el saber.

El ánimo gozoso hace florida la vida; el espíritu triste, marchita los sucesos.

La manera de conseguir la felicidad es haciendo felices a los demás.

No está la felicidad en vivir, sino en saber vivir.

Pregúntate si eres feliz y dejarás de serlo.

Hay dos maneras de conseguir la felicidad, una hacerse el idiota; otra serlo.

¡Qué cosa tan extraña es la felicidad! Nadie sabe por dónde ni cómo ni cuándo llega, y llega por caminos invisibles, a veces cuando ya no se le aguarda.

Si el dinero no te da la felicidad devuélvelo.

Quien busca la felicidad fuera de sí es como un caracol que caminara en busca de su casa.

La felicidad no es algo que se experimenta sino algo que se recuerda.

Temáticas relacionadas

Publicidad