Frases sobre Los Libros

Hay libros cortos que, para entenderlos como se merecen, se necesita una vida muy larga.

El recuerdo que deja un libro a veces es más importante que el libro en sí.

Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran.

Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la naturaleza.

No hay dos personas que lean el mismo libro.

Es cualquier libro discreto (que si cansa, de hablar deja) un amigo que aconseja y que reprende en secreto.

Los libros son el mejor viático que he encontrado para este humano viaje.

Desde el momento en que cogí su libro me caí al suelo rodando de risa. Algún día espero leerlo.

No es preciso tener muchos libros, sino tenerlos buenos.

El lector que no admira un libro bueno es que lo ha leído mal, y se le pueden citar pasajes admirables que, indudablemente, desconoce.

Una casa sin libros es una casa sin dignidad.

Hay que escribir libros como quien compone música.

Un libro debe construirse como un reloj y venderse como un salchichón.

Donde se quiere a los libros también se quiere a los hombres.

Los libros que el mundo llama inmorales son los que muestran su propia vergüenza.

Un libro puede ser agradable con muchas imperfecciones y enojosísimos sin un defecto.

Cuando necesito leer un libro, lo escribo.

El libro gobierna a los hombres y es el maestro del porvenir.

Me gusta extraviarme a mí mismo a través de otras mentes. Cuando no estoy pensando, estoy leyendo. Soy incapaz de sentarme y ponerme a pensar. Los libros piensan por mí.

Deseara yo que los libros se hiciesen para enseñar en vez de eso se escriben para hacer alarde de saber.

Ciertamente, es agradable ver estampado el propio nombre; un libro es siempre un libro, aunque no contenga nada.

Un buen libro es patrimonio de todo el mundo.

No es posible vivir sin libros.

Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres.

Publicidad