Frases de temáticas diversas

Como define la RAE, miscelánea es aquella obra o escrito en que se tratan muchas materias inconexas y mezcladas.

Los que se enamoran de la práctica sin la teoría son como los pilotos sin timón ni brújula, que nunca podrán saber a dónde van.

Sonríe aunque sólo sea una sonrisa triste, porque más triste que la sonrisa triste, es la tristeza de no saber sonreír.

Busca dentro de ti la solución de todos los problemas, hasta aquellos que creas más exteriores y materiales.

Los placeres son como los alimentos: los más simples son aquellos que menos cansan.

Sepan que olvidar lo malo también es tener memoria.

La diversión es como un seguro, cuanto más viejo eres más te cuesta.

Ningún camino de flores conduce a la gloria.

La mayor parte de aquellos que no quieren ser oprimidos, quieren ser opresores.

Es preciso elevarse con las alas del entusiasmo. Si se razona, no se volará jamás.

El mal de la calumnia es semejante a la mancha de aceite: deja siempre huellas.

Todas las batallas en la vida sirven para enseñarnos algo, inclusive aquellas que perdemos.

En una jerarquía, todo empleado tiende a ascender
hasta su nivel de incompetencia.

No mires nunca de donde vienes, sino a donde vas.

Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alegrase del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia.

A quienes me preguntan la razón de mis viajes les contesto que sé bien de qué huyo pero ignoro lo que busco.

La utopía es el principio de todo progreso y el diseño de un futuro mejor.

La principal ocupación de mi vida consiste en pasarla lo mejor posible.

Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe; sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo pero su recuerdo, a veces, nunca se borra.

La fuerza no puede jamás persuadir a los hombres; sólo logra hacerlos hipócritas.

Una velada en que todos los presentes estén absolutamente de acuerdo es una velada perdida.

Que siempre por señales o razones se suelen descubrir las intenciones.

No vayas contra lo que es justo para conseguir el elogio de los demás.

Saber es relativamente fácil. Querer y obrar de acuerdo a lo que uno quisiera, es siempre más duro.

Perseverar en el cumplimiento del deber y guardar silencio es la mejor respuesta a la calumnia.

Temáticas relacionadas

Publicidad