Benjamin Franklin

(1706-1790) Estadista y científico e estadounidense. Se le considera uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos.​

Frases célebres

La pereza viaja tan despacio que la pobreza no tarda en alcanzarla.

Los hombres son criaturas muy raras: la mitad censura lo que practica; la otra mitad practica lo que censura; el resto siempre dice y hace lo que debe.

Vacía tu bolsillo en tu mente, y tu mente llenará tu bolsillo.

Presta dinero a tu enemigo y lo ganarás a él; préstalo a tu amigo y lo perderás.

El que vive de esperanzas corre el riesgo de morirse de hambre.

Donde hay matrimonio sin amor, habrá amor sin matrimonio.

Lo que empieza en cólera acaba en vergüenza.

Invertir en conocimientos produce siempre los mejores beneficios.

La peor decisión es la indecisión.

La oxidación por falta de uso gasta mucho más las herramientas que el propio trabajo.

Cuida de los pequeños gastos; un pequeño agujero hunde un barco.

Yo creo que el mejor medio de hacer bien a los pobres no es darles limosna, sino hacer que puedan vivir sin recibirla.

Si el tiempo es lo más caro, la pérdida de tiempo es el mayor de los derroches.

Un camino de mil millas comienza con un paso.

Toma consejo en el vino, pero decide después con agua.

Ten tus ojos bien abiertos antes del matrimonio; y medio cerrados después de él.

Es mejor acostarse sin cenar que levantarse con deudas.

El sabio consigue más ventajas por sus enemigos que el necio por sus amigos.

Siempre tendremos razones para estar enfadados, pero esas razones, rara vez serán buenas.

Bastante, significa un poco más de lo que cada uno posee.

Ninguna nación fue arruinada jamás por el comercio.

No hay mejor predicador que la hormiga, que no dice nada.

Si el hombre alcanzara la mitad de los deseos que tiene, redoblaría sus inquietudes.

La ociosidad, como el moho, desgasta mucho más rápidamente que el trabajo.

¡Arriba, haragán! ¡No desperdicies la vida! Ya dormirás bastante en la sepultura.

El hambre espía en la casa de los pobres, pero si la habitan personas trabajadoras, no se atreve a entrar.

Publicidad