Refranes

A grandes males, grandes remedios.

A río revuelto, ganancia de pescadores.

Afortunado en el juego, desgraciado en amores.

Allá van leyes do quieren reyes.

Cada palo aguante su vela.

Cada uno en su casa y Dios en la de todos.

De casta le viene al galgo el ser rabilargo.

Días de mucho, vísperas de nada.

El hábito no hace al monje.

El huésped y el pez, a los tres días hieden.

El saber no ocupa lugar.

En cada casa cuecen habas, y en la nuestra a calderas.

Haceos miel, y os comerán las moscas.

Hablando del rey de Roma, por la puerta asoma.

La ociosidad es madre de todos los vicios

Mano sobre mano, como mujer de escribano

Muchos pocos hacen un mucho.

No hay que empezar la casa por el tejado.

No hay que mentar la soga en casa del ahorcado.

Oros son triunfos.

Unos por otros y la casa sin barrer.

Unos tienen fama y otros cardan la lana

Burro que lleva la carga a fuerza de palos..., malo, malo, malo.

Al hablar, como al guisar, su granito de sal.

Publicidad