Frases sobre la libertad

Nada hay más fecundo en maravillas que el arte de ser libre; pero nada asimismo tan duro como el aprendizaje de la libertad.

La libertad de pensar, y de mal pensar y de pensar poco, la libertad de elegir yo misma mi vida, de elegirme a mí misma.

Solamente en los sueños somos libres. El resto del tiempo necesitamos el sueldo.

No se puede ir por ahí construyendo un mundo mejor para la gente. Sólo la gente puede construir un mundo mejor para la gente. Si no, es solamente una jaula.

La libertad pertenece a quien la conquista.

Para una nación la libertad es más importante que la riqueza, y, en la vida política, esta es una condición indispensable para vivir al menos humanamente.

Nunca te quejes de lo que en todo momento está en tu poder para liberarte.

No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente.

Casi todos los hombres son esclavos, por la razón que los espartanos daban de la servidumbre de los persas, por no saber pronunciar la sílaba ‘no’.

El acto de desobediencia, como acto de libertad, es el comienzo de la razón.

Pero yo no quiero la comodidad. Yo quiero a Dios, quiero la poesía, quiero el verdadero riesgo, quiero la libertad, quiero la bondad. Quiero el pecado.

No soy ningún pájaro, ni nadie me ha echado la red. Soy un ser humano con voluntad independiente que ahora ejerzo yéndome de tu lado.

La libertad sin obediencia es confusión, y la obediencia sin libertad es esclavitud.

Mi prisión será mi tumba antes de ceder un ápice; pues mi conciencia no se debe a ningún mortal.

Debemos ser libres no porque reclamamos la libertad sino porque la practicamos.

Uno no siempre hace lo que quiere, pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere.

Bien, y ahora ¿quién nos liberará de nuestros liberadores?

Conseguir un pensamiento libre en la sociedad actual es difícil porque la democracia está pervertida y secuestrada.

La libertad, para realizarse, debe bajar a la tierra y encarnar entre los hombres. No le hacen falta alas sino raíces.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

Solo puedes proteger tus libertades protegiendo las de los demás. Sólo puedes ser libre si yo lo soy.

Toda sociedad en la que la gente interfiere en la vida privada de los demás no es una buena sociedad; todo Estado en que el gobierno ‘sabe de usted más que usted’, es un Estado que debe ser derribado.

Por cada hombre libre que cae nacen diez esclavos y el porvenir se ensombrece un poco más.

Libertad es nuestra propia tiranía; tiranía es la libertad de los demás.

Publicidad