Frases sobre la libertad

Se es de donde se quiere ser, y se pertenece a quienes se desea pertenecer... Lo mismo al revés.

Si no estás preparado para morir por ella, saca la palabra "libertad" de tu vocabulario.

Mi prisión será mi tumba antes de ceder un ápice; pues mi conciencia no se debe a ningún mortal.

Uno no debe nunca consentir arrastrarse cuando siente el impulso de volar.

Solamente en los sueños somos libres. El resto del tiempo necesitamos el sueldo.

Solo puedes proteger tus libertades protegiendo las de los demás. Sólo puedes ser libre si yo lo soy.

Bien, y ahora ¿quién nos liberará de nuestros liberadores?

No puedes separar la paz de la libertad, porque nadie puede estar en paz, a no ser que tenga su libertad.

¡Libertad, libertad! ¡Cuántos crímenes se cometen en tu nombre!

Nada hay más fecundo en maravillas que el arte de ser libre; pero nada asimismo tan duro como el aprendizaje de la libertad.

La libertad, para realizarse, debe bajar a la tierra y encarnar entre los hombres. No le hacen falta alas sino raíces.

Nadie puede darte tu libertad. Nadie puede darte tu igualdad o justicia o cualquier otra cosa. Si las quieres, cógelas.

Debemos ser libres no porque reclamamos la libertad sino porque la practicamos.

Somos libres: libres como las barcas perdidas en el mar.

No hay tan completa sujeción como la que conserva las apariencias de la libertad, porqué así está la libertad misma cautiva.

No se puede ir por ahí construyendo un mundo mejor para la gente. Sólo la gente puede construir un mundo mejor para la gente. Si no, es solamente una jaula.

Desde la infancia nos enseñan; primero a creer lo que nos dicen las autoridades, los curas, los padres... Y luego a razonar sobre lo que hemos creído. La libertad de pensamiento es al revés, lo primero es razonar y luego creeremos lo que nos ha parecido bien de lo que razonamos.

La libertad pertenece a quien la conquista.

Conseguir un pensamiento libre en la sociedad actual es difícil porque la democracia está pervertida y secuestrada.

Te dicen descuidado por que están acostumbrados a los jardines, no a la selva.

La libertad de pensar, y de mal pensar y de pensar poco, la libertad de elegir yo misma mi vida, de elegirme a mí misma.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

Uno no siempre hace lo que quiere, pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere.

El que se encadena a una alegría, destruye una vida libre; pero el que besa la alegría en su vuelo, vive el amanecer de la eternidad.

Publicidad