Thomas Carlyle

(1795-1881) Historiador, pensador y ensayista inglés.

Frases célebres

El ideal está en ti; el obstáculo para su cumplimiento también.

La historia es como una destilación del chismorreo.

El hombre no es más que un omnívoro que viste pantalones.

¡Cuántas cosas hay en una risotada! Es la clave secreta con que se descifra un hombre entero.

Quien no trabaja no descansa.

Una vida bien escrita es casi tan rara como una vida bien vivida.

Toda noble empresa parece al principio imposible.

El universo no es sino un vasto símbolo de Dios.

El genio es el infinito arte de trabajar con paciencia.

Quien no puede guardar sus pensamientos dentro de sí, será incapaz de hacer grandes cosas.

Un héroe lo es en todos sentidos y maneras, y ante todo, en el corazón y en el alma.

Un cuerpo sano es cosa buena; pero un alma sana vale más que todo lo que el hombre pueda desear; un alma sana es lo más hermoso que el cielo pueda concedernos para hacer feliz esta pobre tierra nuestra.

Obedecer es el deber nuestro, es nuestro destino, y aquel que no quiera someterse a la obediencia será necesariamente despedazado.

Un monstruo hay en el mundo: el ocioso.

La virilidad empieza cuando hemos aprendido a vivir en la necesidad.

Sólo hay dos medios de pagar las deudas: por el trabajo y por el ahorro.

Trae el hombre reclusa en el alma una eternidad, y algo puede aprender el hombre en esta eternidad con respecto a la esencia de su alma misma.

El sarcasmo es el lenguaje del diablo.

Aún en tus ocupaciones habituales trata siquiera por un día de guardar el secreto de aquello que intentas y a la mañana siguiente verás con mayor claridad tus ideas.

El inventor de una máquina puede estar seguro de que será recompensado en vida; pero el autor de un gran poema, así como el apóstol de una verdadera religión, han de estar casi seguros de todo lo contrario.

El verdadero hombre siente su superioridad al reverenciar lo que realmente le supera. El corazón no abriga sentimiento más noble ni bendito.

Puede decirse que el grito de la historia nace con nosotros y que es uno de nuestros dones más importantes. En cierto sentido somos históricos todos los hombres.

El hombre ha nacido para luchar, y es como se le define mejor diciendo que es un guerrero nato y que su vida desde el principio al fin no es sino una batalla.

A dos hombres venero yo en este mundo: al labrador sufrido de mano callosa y nervuda, en la que permanecerá para siempre una real e indeleble majestad, puesto que en ella está el cetro de este mundo. Y a aquel que trabaja por las imprescindibles necesidades del espíritu; no por el pan cotidiano, sino por el pan de la verdadera vida.

Publicidad