Frases sobre Las Mujeres

Quien quiera ver prosperar sus negocios, consulte a su mujer.

Los tres deberes fundamentales de la mujer son ser bonita, ir bien vestida y no contradecir.

Lo que hace que la mayoría de las mujeres sean tan poco sensibles a la amistad es que la encuentran insípida luego de haber probado el gusto del amor.

Las mujeres no son más que órganos genitales articulados y dotados de la facultad de gastar todo el dinero del hombre.

Si quieres que te sigan las mujeres, ponte delante.

A cualquier mujer le gustaría ser fiel. Lo difícil es hallar el hombre a quien serle fiel.

Sin la mujer, la vida es pura prosa.

Cuanto más conozco a los hombres, menos los quiero; si pudiese decir otro tanto de las mujeres me iría mucho mejor.

La mujer es como la sombra: si la huyes, sigue; si la sigues huye.

Hay tantas mujeres bellas, pero no hay perfectas.

Cuando un hombre se echa atrás, sólo retrocede de verdad. Una mujer sólo retrocede para coger carrerilla.

Hay mujeres que quieren tanto a sus maridos que, para no usarlos, toman el de sus amigas.

El primero que comparó a la mujer con una flor, fue un poeta; el segundo, un imbécil.

La mujer adora al hombre igual que el creyente adora a Dios; pidiéndole todos los días algo.

Una mujer que es amada siempre tiene éxito.

Hace tiempo conviví casi dos años con una mujer hasta descubrir que sus gustos eran exactamente como los míos: los dos estábamos locos por las chicas.

Las mujeres son un sexo decorativo. Nunca tienen, nada que decir, pero lo dicen deliciosamente.

El papel de las mujeres en el progreso de la civilización es mucho mayor que el del hombre, por lo que debería desarrollar sus aptitudes de acuerdo con su naturaleza, sin imitar a los hombres.

Los hombres son más elocuentes que las mujeres, pero las mujeres poseen un mayor poder de persuasión.

Las mujeres no son otra cosa que máquinas de producir hijos.

Una mujer puede cambiar la trayectoria vital de un hombre.

La volubilidad de la mujer a quien amo es sólo comparable a la infernal constancia de las mujeres que me aman.

A las mujeres les gusta sobre todo salvar a quien las pierde.

Hay pocos lazos de amistad tan fuertes que no puedan ser cortados por un pelo de mujer.

Publicidad