Frases cortas

Una selección de las mejores frases cortas sobre el amor, la amistad, etc para redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, etc.

No se trata tanto de lo que uno cree en estas cosas, como de la forma en que se cree y se procede a traducir esa creencia en acción

Aunque la verdad de los hechos resplandezca, siempre se batirán los hombres en la trinchera sutil de las interpretaciones.

Si no dices la verdad sobre ti mismo, difícilmente podrás decir la de las otras personas.

Quien nos roba los sueños nos roba la vida.

Y además, ¡qué voy a soñar cuando no en sueños, sino despierto, he sido tan feliz a su lado!

No estoy acostumbrada a detenerme por obstáculos tan débiles como tú, y voy a destrozarte si no te apartas de esta puerta.

Las cuestiones políticas son demasiado serias para dejarlas en manos de los políticos.

La violencia puede destruir el poder; pero es completamente incapaz de crearlo.

La libertad es como una cometa. Vuela porque está atada a la responsabilidad del que maneja.

El arte de la vida es saber disfrutar un poco y aguantar mucho.

Sabes, el esbelto arbusto que se doblar vence cuando acaba la tormenta.

Que nada nos limite. Que nada nos defina. Que nada nos sujete. Que la libertad sea nuestra propia sustancia.

La experiencia no se equivoca; sólo tus juicios se equivocan al esperar de ella lo que no está en su poder.

El alma está en el cuerpo como un diamante en bruto; y debe ser pulida, o su brillo nunca aparecerá.

Es preferible la presencia de los que buscan la verdad que la de los que creen haberla encontrado.

Todo trabajo sobresaliente, tanto en el arte como en la ciencia, resulta del inmenso celo aplicado a una gran idea.

El fin de las disputas y polémicas no debe ser la victoria, sino el perfeccionamiento.

Se gobierna mejor a las personas por sus vicios que por sus virtudes.

Si no logras convencer a una persona de lo malo que está haciendo, procura hacer entonces lo bueno. La gente cree sólo lo que ve.

Hacía tantos años que no alzaba la cara, que me olvidé del cielo.

Si el corazón
se aburre de querer
para qué sirve.

Así en la vida, muchas veces, no se sabe si es uno el que empuja los acontecimientos o si son los acontecimientos los que le arrastran a uno.

Los encantos llaman la atención, pero el mérito gana el alma.

Pero el miedo tiende a hacer, precisamente, que suceda lo que uno teme.

Publicidad