Frases cortas

Una selección de las mejores frases cortas sobre el amor, la amistad, etc para redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, etc.

La humanidad no puede soportar mucha realidad.

Que nadie provoque desórdenes en una ciudad en la ilusión de que luego podrá frenarlos a su antojo o encauzarlos según sus deseos.

Sólo lo que no se ha podido dejar de querer, ni aun queriendo, nos pertenece.

El amor no es consuelo. Es luz.

Hay una cosa que se desea siempre y se obtiene a veces: la ternura humana.

¡Si levantas un muro, piensa en lo que queda fuera!

La belleza es una idea nueva, que no se puede imaginar y la realidad nos presenta.

Era muy joven para sospechar que la existencia no está hecha de impulsos súbitos y de constancia obstinada, sino de compromisos y de olvidos.

Pocos hombres aman durante mucho tiempo los viajes, esa ruptura perpetua de los hábitos, esa continua conmoción de todos los prejuicios.

Tener fe requiere coraje, la capacidad de correr un riesgo, la disposición a aceptar incluso el dolor y la desilusión.

Mientras tememos conscientemente no ser amados, el temor real, aunque habitualmente inconsciente, es el de amar.

El mundo se está convirtiendo en una caverna igual que la de Platón: todos mirando imágenes y creyendo que son la realidad.

Todo el que quiere hacer el bien a la raza humana siempre termina en la intimidación universal.

El silencio es tan profundo que casi hace daño en los oídos.

Lo mejor es la ayuda mutua. Como todos sabemos que somos imperfectos, intentamos ayudarnos los unos a los otros.

El tabique que separa la sana autoconfianza de la insana arrogancia es realmente fino.

Cuando uno se acostumbra a no conseguir nunca lo que desea, ¿Sabes qué pasa? Que acaba por no saber incluso lo que quiere.

En cuestiones de cultura y de saber, sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da.

No tengo ambiciones.
Ser poeta no es una ambición mía,
sino mi manera de estar solo.

Todos los seres son desdichados; pero, ¿cuántos lo saben?

Solo vale la serenidad, cuando debajo hay fuego.

El que no se siente de verdad perdido se pierde inexorablemente; es decir, no se encuentra jamás, no topa nunca con la propia realidad.

La lealtad puede decirse que es el camino más corto entre dos corazones.

Incluso, en algunos casos, continuar, simplemente continuar, se vuelve sobrehumano.

Publicidad